Katiusha

Conozco todos los detalles del vídeo en que una niña Valeria Kurnushkina canta con el Coro del Ejército Rojo -Alexandrov Ensemble- la bellísima canción Katiusha, creo que solo una canción antes me había llevado hasta ese nivel de emoción -la irlandesa Johnny I Hardly Knew Ye interpretada por Benjamin Luxon-: 00:26, entra el coro con su voz polifónica, grave y telúrica, 00:35, Katiusha salió a la orilla y comenzó a cantar sobre el águila gris de la estepa, 00:37, la expresión beatífica de un hombre y una mujer que son la humanidad, ella sigue la canción con los labios, él parece contener a duras penas la electricidad en el pecho, 01:13, encuentra al soldado en las tierras lejanas donde mueren los pobres de la patria, dile que Katiusha no lo olvida, 01:49 se me saltan las lágrimas con la anciana de piedra en el público que es todas las abuelas que habremos tenido, 01:59, [éxtasis] florecen los manzanos y los perales, flotaba neblina sobre el río, salió a la orilla Katiusha, a la alta, escarpada ribera, rastsvietali yáblani i grushi, paplylí tumany nad riekói; vyjadila na biérig Katiusha, na vysokiy biérig, na krutói.

Kurnushkina y el coro son el espíritu de algo que entiendo y de algo que no entiendo, Kurnushkina y su coro, el mismo coro que llevaba en su repertorio a València y a España y que se estrellaría con un avión el veinticinco de diciembre de dos mil dieciséis ahogando en el mar Negro la voz de sesenta y cuatro de sus integrantes, pero no la de esta actuación, no la de este vídeo que vuela con el águila gris de la estepa hacia el fin de la memoria.

Publicado por Eduardo Almiñana

Escritor y terrícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.