Intento siempre por todos los medios asistir a los eventos culturales a los que me invitan. Me encanta empaparme de música, literatura, arte y gente. Especialmente de esto último. Anoche tuve la inmensa suerte de ver el primer concierto de Liamba, un grupo recién nacido y superdotado. El parto tuvo lugar en el Café Berlín, en el ya archimencionado barrio de Ruzafa, en Valencia. Liamba son Rogerio Campas, Igor Tavan, Manuel Hamerlinck y María del Plata. Liamba es espectáculo, talento y diversión. También es celebración de la vida y buena música.

La noche del jueves 26 de julio de 2012 fue especial además por otro tipo de factores, como la presencia de una persona venida de Chile hace escasos días a la que teníamos inmensas ganas de ver, oír y tocar, sin el velo de lo digital y la distancia y el océano de por medio; o por el hecho de que era el cumpleaños de mi buen amigo Fran, que tuvo el detalle de beberse unas cervezas allá esbozando una sonrisa fantástica y constante con la que nos está malacostumbrando a una dosis demasiado alta de alegría y optimismo. No faltaron tampoco Esperanza Vives (gracias por todo), Irene Grau (siempre está ahí, ya sea en la presentación de Carne o en un concierto), Rino (forza Napoli!), Will, Kuami, Jorge, Pato, Ricard, Tom, Xavi, Luis, Chema (con sus acompañantes internacionales), Luismi, la familia (por supuesto) y muchos otros más. Gracias a todos por la compañía.

Entre las maravillas que tocaron, temas del calibre de Agua de beber, Você vai ver, o Insensatez; así como canciones propias del repertorio compuesto por el genio Rogerio Campas, como Ceifeira, Sometimes, Heather o Se você tem. A destacar, Ushu Benguela, que nos transportó a todos a Angola durante casi diez minutos. Algunas de ellas pueden ser escuchadas en su myspace, interpretadas por otros músicos. La impresión final tras las actuación y los aplausos enfervorecidos fue la de haber encontrado un grupo sólido, capaz de llevar a cabo grandes proyectos.

Liamba en concierto

Liamba en concierto

Liamba en concierto

Liamba en concierto

Varias despedidas más tarde, algunos nos desplazamos al Café Pessoa, de la familia Campas, en el mismo barrio. Allí disfruto de un sensacional daikiri de sandía, del tránsito de vecinos y habitantes pasajeros de la zona, del sabor de las conversaciones pendientes y del eco melancólico y africano que no se marcha de mis oídos. El destino quiere que unos pocos -los últimos- volvamos al Café Berlín. Allí, último refugio de náufragos nocturnos de todo pelaje, conocemos a un chileno de Temuco con una historia fascinante de viajes a través de Los Andes y corrupción policial. Pero eso ya es otra historia.

Liamba en concierto

Liamba en concierto

Bonus track: Ushu Benguela

Ushu Benguela

Publicado por Eduardo Almiñana

Escritor y terrícola.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Hello,
    I’am a friend from Rogerio Campas.
    I wont have contact with my friend, can you help me ?

    Nicolas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.