Matanzas de animales amparadas por el Ministerio de Medio Ambiente

Cazar, cuando no tiene por función alimentarse, es un crimen. Lo siento por quienes gusten de disparar a animales indefensos con un arma de fuego a distancia. No tiene nada de valeroso. Justo antes de acostarme me he topado con una noticia cuyo enlace adjunto al final del artículo. Básicamente, resulta que Verdemar-Ecologistas en Acción ha presentado un escrito ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz mediante el que denuncia las prácticas de caza mayor que, asegura, se realizan en la finca de La Almoraima de Castellar de la Frontera (Cádiz). Este espacio natural pertenece al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), efectivamente, repito, Ministerio de Medio Ambiente. En el escrito, el colectivo ecologista expone que tiene información acerca de que en enero de 2011 se produjeron dos monterías, una el día 15 y la otra el 29. En esta última, al parecer, «se mataron entre 150 y 200 ciervos, la mayoría hembras y preñadas».

Sé que existen planes para el control de especies, sé también que un crecimiento desmesurado de una población desestabiliza un ecosistema, y que introducir especies predadoras foráneas puede provocar un daño mayor. Me consta que poca gente quiere tener de vecinos lobos y osos, en el caso de que fuese posible reintroducirlos, dada la escasa población de estos animales. Pero sé algo más. Sé que la caza es un pasatiempo de ricos, como el mismo Delibes decía (a quién le quepa alguna duda, que consulte el enlace al pdf de La Almoraima, en el que figuran sus tarifas). Bajo la excusa del control de la población de estos seres, se justifica la matanza más absurda y deleznable de todas. Un grupo de seres humanos armados que abaten sin piedad a otros seres que pastaban o se paseaban apaciblemente por allá, para regocijo de los primeros, que además se consideran en algunos casos, amantes de la naturaleza.

En primer lugar, este control (no me gusta lo que connota este término), podría haberse evitado si hubiésemos tenido más en cuenta las necesidades de nuestro entorno, y en eso somos todos responsables. Por lo tanto, admitiendo que tenemos esta carga sobre nuestros hombros, deberíamos ser capaces de buscar soluciones menos expeditivas que el exterminio. Hemos conseguido crear Internet, seguro que para esto se nos ocurre alguna solución menos traumática y violenta.

En segundo lugar, en ningún caso el ministerio de Medio Ambiente debería camuflar partidas de caza lúdicas, si es que puede ser esto lúdico, bajo el concepto de control de poblaciones. Si entran en la web del espacio natural (perteneciente al Ministerio anteriormente citado) que adjunto con los enlaces, verán que la actividad tiene poco de científico. Dudo mucho que quienes allí acudan lo hagan en pos de lograr beneficios para el ecosistema. Se ofrecen todo tipo de comodidades y precios para los que visiten el lugar en busca de trofeos. Trofeos. Según la RAE, insignia o señal de una victoria o triunfo conseguido. Aplicar esto a unos cuernos o una cabeza cercenada del cuerpo de un animal muerto, me parece una perversión del lenguaje, del mismo modo que lo es maquillar la caza bajo el término cinegética. Que por cierto, según la RAE, es el arte de la caza. Que nadie se engañe por el discurso de Rosa Aguilar, con estas monterías no se pretende nada salvo que unos pocos con dinero y amparados por leyes hechas a medida lo pasen bien.

En tercer lugar, encuentro el respeto a otras formas de vida no humanas. Imagino que esto a muchos les resultará casi un disparate. Con esto no quiero decir que la caza sea la única manifestación de la falta de consideración hacia otros seres vivos. No estoy libre de pecado, de eso estoy seguro. Podría ir más allá, y dejar de consumir productos que otra gente ya ha dejado de adquirir, y no hablo de dietas vegetarianas o veganas. Me refiero a, independientemente de la nutrición elegida, escoger alimentos extraídos de forma sostenible. Estoy en ello. También sé que no sólo la obtención de los productos alimenticios atenta contra la naturaleza. Lo hacen del mismo modo infinidad de procesos para la extracción de materias primas, por citar un ejemplo. Digo esto para que nadie piense tras leer esto que me postulo como adalid del respeto al entorno, no es en ningún caso mi intención. He decidido hablar acerca de la caza porque no tiene ni tan siquiera la levísima excusa de la falta de malicia en el hecho lesivo. La caza en concreto supone la destrucción directa de una vida por diversión.

Aporto también unas fotos del dossier de La Almoraima, en las que podrán ver obviamente, a un individuo altamente cualificado para el control de poblaciones, con aspecto de estar consternado por el deterioro del alcornocal y el riesgo de contagio de epizootias en los animales masacrados, argumentos aportados por el Ministerio para justificar lo injustificable.

Enlaces de interés:

Noticia en Público.

Web de La Almoraima, propuesta de ocio cinegético.

Programa de caza de La Almoraima.

Alternativa para el control de la población de una especie.

Alternativa a la muerte para el control de animales callejeros.

Publicado por Eduardo Almiñana

Escritor y terrícola.

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. A ver… la caza es un arte, nada mejor que salir por el monte, con mi peinado pepero, y ver que tipo de vida me puedo llevar a casa… si es animal, mejor (recordemos que ultimamente, tienen lijeras dudas entre la apariencia de un ser humano y un jabali). Esperemos que el deporte no evolucione, y comiencen a soltar negritos por el monte, con la excusa de que llegaron como ilegales y «sobran» jejeje
    He sido pescador y se podria decir que ya no lo soy… mi equipo de pesca esta bastante olvidado y polvoriento. Pero si Edu, como carne, hamburguesas, y no se… pero siento un poco de demagogia al hablar de esto. Es que, cuando pago una hamburguesa, estoy dando dinero para que otros hagan el trabajo sucio. No se, a ver… si la caza es para comer, me parece correcto (no bien, solo correcto). Pero si es por diversion, soy el primero que les desea que sigan matandose entre ellos.
    Es mas que obvio que es un deporte de ricos, digamoslo asi… solo si tenes mucho dinero, se te puede ocurrir pensar en una forma superior de poder, dado que demasiado dinero corroe los ciertos valores, y te da ganas de llegar al «next level».
    Me gusto tu columna y tio, ojala sigas pensando asi, que me gustan tus letras. Pero solo tus letras, no te confundas que a mi los tios tatuados con piguinos en la cabeza… na… jajaja Un abrazo y cuidate, saludos a tu viejo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.