Instrumental, de James Rhodes: maravilla literaria para piano

Instrumental, de James Rhodes

Lo que ha hecho James Rhodes en Instrumental (Blackie Books, 2015) es, metafóricamente hablando, abrirse en canal y poner unas luces de neón señalando hacia el espectáculo. Un increíble ejercicio de exhibicionismo emocional que deja con la boca abierta y la mente dolorida. No obstante, no todo son contusiones, también hay humor, un agradable cinismo y mucha belleza. Adjunto un fragmento del artículo que he escrito sobre su libro para Cultur Plaza, si quieres leerlo entero, puedes hacerlo clicando aquí.

Leer la autobiografía de alguien de cuarenta años a quien todavía deberían quedarle bastantes cosas por vivir y contar, es algo poco habitual. Pero Rhodes es muy consciente de que solo dos malas semanas le separan aún hoy de la catástrofe, de la reclusión y tal vez, de la muerte, y esta era una buena ocasión para llamar a las cosas por su nombre. Para empezar, nada de abusos: “Abusar es tratar mal a alguien. Que un hombre de cuarenta años le meta la polla por el culo y a la fuerza a un niño de seis años no se puede considerar abuso. Es muchísimo más que un abuso”. Uf. No estamos acostumbrados a a que nos cuenten estas tragedias con tantos detalles como se dan en el libro.

Para continuar, una absoluta sinceridad respecto a él mismo, pero no de ese tipo que busca una respuesta alimentaegos tipo no, qué va, que no eres así, hombre, sino de esa que te deja realmente en muy mal lugar: “Me odio, tengo demasiados tics, suelo decir lo que menos me conviene, me rasco el culo cuando no toca (y luego me olisqueo los dedos), no me puedo mirar al espejo sin que me entren ganas de morirme. Soy un imbécil vanidoso, egocéntrico, superficial, narcisista, manipulador, degenerado, pelota, quejica, lleno de carencias, con tendencia al exceso, agresivo, frío y autodestructivo”.

Publicado por Eduardo Almiñana

Escritor y terrícola.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.